jueves, 9 de junio de 2011

Mudanzas.

Nostalgias de escuchar su risa loca y sentir junto a mi boca como un fuego su respiración.
Enrique Cadícamo

He tenido que decir adiós tantas veces, y muchas veces me he despedido de ti, sin embargo realmente todas las veces mi adiós va cargado de locas esperanzas de verte pronto.
Cuando te tengo frente a mi el resto del mundo desaparece, solo escucho tus palabras, ese cinismo tan tuyo, me envuelve, me traiciona el loco corazón.
Mi persona inolvidable, sigue pasando el tiempo y las circunstancias siguen alejándonos una y otra vez, no perteneces ni aquí ni allá, eres una alma libre, esperar que pertenezcas a un solo sitio es como pedir a un león que deje de cazar.
Así como esos libros que tratas nunca olvidar en tus mudanzas, aquellos que no lees con frecuencia pero sabes siempre vas a encontrar en tu estantería o en alguna caja de cartón que no terminas de desempacar, así estas en mi vida, siempre presente, siempre esperando volver a leerte, volver a tenerte entre mis manos, volver a disfrutarte.
Me quedo sin palabras, nunca seras mio, probablemente jamas entienda tu forma de ver la vida, el porque te escondes detrás de una mascara para nunca mostrar tus sentimientos, no espero que sientas por mi lo que yo siento por ti, al final también soy una alma libre, me hace feliz el solo saber que mi corazón siga latiendo.
Y con miles de recuerdos, no importan los kilómetros, circunstancias o personas, en el estante izquierdo de mi alma, siempre esta tu lugar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada