viernes, 20 de marzo de 2015

Cielo gris

Pasaron los meses, creo que en el fondo tenía la esperanza que seria diferente, extrañaba la ilusión, el palpitar acelerado del corazón y las tan mentadas mariposas en el estómago,
Cambio mucho éstos últimos cuatro años, dejó el coqueteo, al final pasa rodeada de hombres todo el tiempo, que se volvio uno mas de la manada.
Ya no reconoce si alguien esta interesado en ella, y aún tiene miedo de abrir viejas heridas, quizá por eso esta en esa zona de confort sentimental, donde es poco probable salir heridos.
Septiembre, un karaoke y hablar sobre cuantos km por hora eran una buena opción de ejercicio, desperto esas mariposas, que se volvieron a esconder hasta el 21 de octubre donde compartiendo el asiento no sé porque sus manos terminaron entrelazadas y a pesar de todo el bullicio y la gente que los rodeaba parecio no importer, hasta que dos segundos de silencio fueron suficientes para saber que no podia ser.
Dos días de la despedida, de fingir que no pasa nada, y eso poco que se construyo, tan de ellos, se acabo.
Era una apuesta a largo plazo...pero el tiempo jugo en contra.
Entonces esta historia al final no existe, quizá fue solo un sueño, una mala pelicula, un pensamiento ocurrido durante el trafico.

Quiza algún día no tema de esas mariposas, o tal vez esas mariposas ya se extinguieron y no habrá historia o persona que las reviva.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada