jueves, 14 de julio de 2011

De esos Viernes.

Se para de la cama, toma la camisa de él y se la pone encima, camina sin hacer ruido al balcón, no quiere despertarlo, su semblante la hace sonreír; enciende un cigarrillo y nota que las marcas de la pasión (como ella suele llamarles) están en todo su cuerpo.

Recuerda...

El hotel que ella escogió después de una rica cena, suben a la habitación y solo esperan atravesar la puerta para comerse a besos, la forma tan particular que tiene el de besarla mientras acaricia su rostro la enloquece, la abraza tiernamente y sus palabras la hacen sentir la mujer mas bella y mas importante de su mundo.

Tiene esa forma de pasar de lo mas tierno a lo mas pasional, desnuda sobre la cama la somete tomando sus muñecas, tampoco puede mover sus muslos, es tan intensa la forma en que la hace suya que ella no puede mas que acceder a sus deseos, domina y deja dominarse, ella sin contener los gritos y expresiones de placer, pide mas aunque por un rato quisiera que se detuviera un poco, siente las palpitaciones de su corazón en la garganta, el aire de la habitación no le es suficiente para el éxtasis que esta sintiendo.

Ríe al recordar ese encuentro de mas de una hora que termino con las sabanas en el baño y la ropa interior extraviada, lo mejor del encuentro fue estar entre sus brazos al terminar, nuevamente esos besos tomando su rostro, el fondo musical que no tenia nada de romántico pero que nunca volverá a escuchar esas canciones de la misma forma.

Se sienta junto a ella en el balcón, -Me gusta pensar que solo eres mía, disculpa los moretones - Sonríe en respuesta a su mirada, "Solo Mía" es un termino muy posesivo ¿no crees? - la abraza, toma su mano tiernamente y la conduce a la habitación.

-¿Algun día aceptaras irte a vivir conmigo?- Ella sonríe, no le puede responder a esa pregunta, aun no esta lista para eso, lo besa y prefiere perderse en sus brazos y así también se pierdan sus pensamientos....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada