miércoles, 20 de julio de 2011

A un año.

No hay duda de que el tiempo suele ser amistoso y cruel muchas veces.

El día 15 de julio de 2010 para mi era un jueves como cualquiera de las semanas anteriores, aun recuerdo como iba vestida, pantalón blanco, blusa roja, zapatos rojo (como siempre) y mi cabello arreglado...en fin; esa tarde mi vida dio un giro de 180 grados y recordando, me doy cuenta que todavía extraño muchas cosas de antes pero que he ganado muchas cosas buenas.

¿Que extraño? ese espacio tan mio que nadie invadía, las lecturas por la mañana mientras tomaba café, los desayunos con los buenos amigos, las risas en el trabajo, los viajes...ah el glamour!

Sin embargo el estar de regreso en esta ciudad que siempre he amado, me ha dado cosas muy buenas; mi familia, tenia tanto sin convivir con ellos, que dejamos de conocernos, ahora disfruto su compañía; he hecho amistades nuevas, unas muy buenas otras muy hipócritas, pero no hay duda que me he divertido.

De no haber sucedido ese cambio en mi vida, no hubiera tenido el placer de esas tardes de café con excelente compañía y buenisimo fondo musical, los jueves de bares, el tiempo de escribir, de cuidarme, hoy luzco mejor que hace un año (si, soy vanidosa), ahora los sábados de Moksha (marca registrada); quisiera escribir los nombres de esas personas que han hecho este ultimo año mas soportable, los que me han arrancado sonrisas, los que me han roto el corazón, los que nunca se han ido y los que han llegado, aquellos que espero nunca se vayan y otros mas que me han hecho disfrutar intensamente; pero no diré nombres, se quedan solo para mi, pero se que todas esas personas saben lo importante que son en mi vida.

Mi trabajo ahora es totalmente diferente a lo que hacia antes, me vuelve loca, me estresa, pero me envicia; el reto es grande, y eso me motiva.

Quizás la balanza al final de este año esta a mi favor, quizá gane mas de lo que perdí, quizá sigo en las mismas circunstancias nostálgicas solo que en diferente ambiente, solo se que estoy dejando que el tiempo continué su camino y probablemente el saldo final no sea en números rojos.

Aun sigo pensando en morir joven, bueno no se hasta que edad se pueda considerar joven, ya no estoy en los veintes, entonces quizá eso no se cumpla, sigo con miedo al amor aunque esperanzada de que me encuentre porque yo ya me canse de buscar, mi vicio sigue siendo el café, mis gustos musicales se han ampliado, y he parrandeado mas de lo que lo había hecho los últimos 10 años.

Sigo estresada la mayoría del tiempo y libro una batalla diaria para no deprimirme, y si , te sigo extrañando....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada