domingo, 28 de agosto de 2011

Lejos de la sabiduria.

Hoy desperté pensando en que realmente no se hace uno mas sabio con la edad, al menos no es mi caso. A mi me ocurre todo lo contrario, soy una adulta y no confesare mi edad esta ocasión, pero ahora tengo mas dudas de las que tenia hace diez años.
Ayer rodeada de gente con la música a todo volumen y pensando en aventar los zapatos, comprendi lo confundida que me siento con respecto a las relaciones de pareja, llevo algún tiempo sola, huí como un animal herido a una cueva a lamer cada una de esas rapaduras que le hice a mi corazón, me convertí en como lo llamo una "ermitaña del amor", y parece que me acostumbre a ese estado, a pesar de que en momentos deseo esas salidas tomada de la mano de alguien, los arrumacos y cursilerías, la realidad es que me la paso evitando y boicoteando que eso suceda.
No me entiendo, en momentos deseo una pareja y al mismo tiempo prefiero estar sola; y me siento como una niña en su primer día de clases que no sabe que banca escoger.
Y me deprime esa sensacion de querer y no querer, de buscar esos imposibles, aquellas personas con las que se no se convertirá en algo de tu y yo, son mis favoritas; mas sin embargo si le suspiro a recibir un mensaje donde te digan que hoy te veías maravillosa, que extrañan tus besos, etc, etc, etc...
A poco mas de un mes de cumplir otro año en esto que llamamos vida, se que la edad no es un factor que me este ayudando a sentirme mejor, o al menos no me ayuda a resolver mis dudas o sentirme menos confundida con mis sentimientos, y yo estaba segura que ya había lamido todas mis heridas y estas habían cicatrizado, pero al verme en esta soledad que quisiera fuera compartida, regresan mis dudas y quizá mis resentimientos, pero no quiero regresar a esa cueva, realmente quiero otros dedos entrelazados entre los mios ayudandome a salir de mi burbuja...o acaso ¿no quiero eso?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada