jueves, 18 de agosto de 2011

Una banca....

Ultimamente son pocos los momemtos en los que puedo sentirme tranquila, que no volteo a ver el celular, ni pienso en todas esas cosas que debo hacer, sin embargo esa mañana me encontré sentada en una banca de un parque, mojaba mi espalda la manguera que el jardinero amablemente dejo abierta, probablemente con la intención de desocupar el lugar, ni siquiera recuerdo lo que estaba platicando, solo se que comencé a sonreír.
Regrese a mi carro a conectarme con la realidad, y después de la tranquilidad que sentí, mi día se puso terrible, regresaron mis ganas de dejar todo, pensar que en realidad mis momentos felices se han vuelto tan efimeros, sigo con ese vació tan dentro de mi, quizás se me esta haciendo costumbre.
Quisiera todo fuera como esos minutos que pase sentada en esa banca de cemento, fue tan sencillo sonreirte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada